Denuncian presiones de autoridades para inhibir manifestación

Todos aquellos integrantes de la comunidad universitaria que no puedan acudir a la mega manifestación lo harán desde sus propios centros de estudios o en donde puedan realizarlo, incluidas las plazas públicas, ante los ataques enérgicos desde las instancias de gobierno y que se pueden considerar como el “preludio de racismo”, señaló el vicerrector, Héctor Raúl Solís.

Al dar a conocer parte de la estrategia de cómo se llevará a cabo la manifestación, indicó que serán acompañados por personal tanto de la Comisión Nacional y de la Estatal de Derechos Humanos para que, en caso de un incidente, quede registrado por ellos y se proceda como corresponda.

También dijo que la actitud asumida desde el Gobierno del Estado es desconcertante, ya que “han hecho una campaña sucia, han tratado de desanimar la participación, lo cual recuerda mucho los gobiernos autoritarios, las dictaduras a las que no les gusta que la gente se reúna de manera libre, pacífica y ejercer el derecho constitucional a la manifestación”.

Agregó que la sociedad tiene conciencia de esa actitudes y que son el preludio de comportamientos “que podríamos calificar hasta de facistas”.

Guillermo Gómez Mata, uno de los organizados de la mega marcha, indicó que realizaron una serie de gestiones con diversas oficinas de Gobierno para realizar la marcha y en algunos casos si hubo respuesta, pero en los hechos no se ve el apoyo tal es el caso del operativo vial.

Por su parte, José Alberto Castellanos Gutiérrez, mencionó que ha habido varios incidentes en distintas dependencias y que el operativo de las autoridades estatales “está cargado hacia el sur de la ciudad”, en donde los espacios han tenido problemas porque los camiones que trasladarían a los contingentes no llegarían y a algunas unidades los elementos de vialidad le quitaron los tarjetones.