Niño de 5 años con un raro síndrome lucha contra Covid-19 y se aferra a la vida: médicos no creen que lo logre

Rupert Moore tiene cinco años y hace unos días dio positivo a Covid-19 luego de que hubiera casos confirmados tanto en su casa como en la escuela; sin embargo, su salud está severamente comprometida debido a que padece Síndrome de Vici y los médicos no creen que el pequeño sobreviva.

El niño fue hospitalizado el 24 de noviembre, pues lo que comenzó tres días antes como una fatiga terminó complicándose, dejándolo sin fuerzas, por lo que lo llevaron al Queen Elizabeth The Queen Mother Hospital; sin embargo, fue traslado a la unidad de cuidados intensivos de Evelina London Children’s Hospital, donde le dijeron a Camilla, su mamá, que el niño no duraría más de 48 horas.

A pesar de su corta edad, Rupert es considerado población de riesgo ya que padece Síndrome de Vici, una grave y rara enfermedad que le diagnosticaron en 2017 y que se caracteriza por causar varias anomalías en sistemas del organismo, incluido el inmune, el nervioso, el cerebro, el circulatorio o la piel; también provoca degeneración en tejidos, fallas en visión y albinismo, en algunos casos.

Por esta razón, su estado de salud está deteriorado debido a la Covid-19, ya que sus sistemas están débiles, además de que es sordo, no ve, no puede comer solo y sufre de epilepsia. Cuando le dijeron a Camilla que el niño tenía la enfermedad, en 2017, el pronóstico fue que no viviría más de 4 años, pero ahora ya tiene 5.

Rupert tiene dos hermanitos, quienes lo extrañan. Foto: FB Camilla Crick

Se aferra a vivir

Ya ha pasado una semana desde la hospitalización de Rupert y todos se encuentran sorprendidos por la forma en que se aferra a vivir y desafía los desalentadores pronósticos, pese a que está delicado. El medio inglés The Mirror informó que su mamá se encuentra esperanzada y con el ánimo de que pronto pasará este episodio.

«Está luchando hasta ahora y está teniendo pequeñas mejoras; ahora puede abrir los ojos y la infección está desapareciendo lentamente, pero será un proceso largo», dijo la mujer de 28 años, quien afirmó que sus otros dos hijos de nueve y tres años extrañan mucho a Rupert.

El pequeño y su familia no viven en Londres, sino en una pequeña villa llamada Herne Bay, en Kent, a dos horas de la capital inglesa, por lo que están recaudando fondos para costear su hospedaje y los gastos médicos del hospital donde se encuentra el pequeño.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.