Pasados los incendios, brigadistas de La Primavera trabajan en conservación del suelo

En abril, un incendio en el paraje Las Canoas afectó casi 5 mil hectáreas; ese fue uno de los tres que más daños causaron esta temporada. El director de Restauración de La Primavera explicó que se requieren trabajos de conservación de suelo para ayudar al bosque a regenerarse.

Los brigadistas del OPD Bosque de la Primavera, además de combatir los incendios, trabajan en la conservación del suelo en las zonas afectadas por el fuego para evitar su erosión. El próximo 30 de junio concluirá el operativo de prevención y combate de incendios que se presentan por la temporada de estiaje, el último corte reportado por el OPD registró 142 incendios en general, de los cuales 56 de ellos fueron en la zona protegida, se afectaron nueve mil 952 hectáreas.

En abril pasado el bosque sufrió un incendio en el paraje de Las Canoas que afectó cerca de cinco mil hectáreas, este fue uno de los tres que más daños causaron esta temporada. Josué Oliverio Alvarado Guzmán, director de Restauración y Conservación del OPD Bosque de la Primavera, explicó que se requiere hacer trabajos de conservación de suelo para ayudar al bosque a regenerarse, esto porque está compuesto principalmente por jal y piedra, con apenas un centímetro de tierra fértil para los pinos y encinos, que, por estas características, no logran alturas imponentes y mantienen una distancia entre sí muy amplia.

El trabajo consiste en colocar barreras y pequeñas presas de piedra acomodada, con esto se logra detener la velocidad del agua cuando llueve y permite que los sedimentos se asienten en la zona para evitar su erosión. Las piedras son recolectadas del mismo bosque.

“Se planteó hacer un proyecto de restauración del suelo en las zonas de alta severidad (del incendio) porque en esos lugares es más lento el proceso de restauración natural, se va a dar, pero es más lento. Vamos saliendo de una temporada bastante crítica y compleja de los incendios, todavía teníamos incendios a principio del mes de junio, pero conforme se fueron dando lluvias empezamos a aprovechar para empezar a trabajar, llevamos al momento 225 obras de conservación de suelo, las presas y barreras de piedra acomodada, de material vegetal muerto”, dijo Josué Oliverio Alvarado.

Los pinos y encinos quemados por el incendio de Las Canoas ya comenzaron a regenerarse. En sus puntas se observan brotes verdes y en algunos en sus bases, esta es la señal de que, a pesar del fuego, el árbol tiene vida, explicó Josué Oliverio que son especies adaptadas a los incendios, al igual que las herbáceas, cuentan con órganos enterrados que funcionan como reservas de agua, pasado el fuego, no requieren lluvia o riego para brotar de nueva cuenta.

En Jalisco existe desde 2020 un plan para el manejo de incendios, aunque falta implementarlo y que los brigadistas lo adopten, contempla llevar a cabo quemas controladas dentro del bosque para reducir los materiales que funcionan como combustible, pues de presentarse un incendio sin control, estos ayudan a que sea más severo y causa mayores estragos.

El bosque de la Primavera es vigilado desde tres torres en los cerros más altos, en la parte de Zapopan se encuentra el Nejahuete, operado por el Ayuntamiento; en la parte de Tlajomulco está la torre de San Miguel, donde el OPD del bosque es responsable; y la Comisión Nacional Forestal (CONAFOR) se encarga de la torre Planillas.

Josué Oliverio agradeció la preocupación de la gente y la iniciativa para reforestar las zonas afectadas por los incendios, sin embargo, no es lo más recomendable. El bosque tiene un proceso natural de regeneración que podría verse interrumpido con el ingreso de personas que podrían pisar brotes de árbol, por lo que no es recomendable, por lo que pidió a quienes ingresan al bosque evitar ingresar a las partes afectadas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.